Preso del furor de The Crown

Con el estreno de la temporada 4 de The Crown en Netflix el pasado 15 de noviembre, las redes sociales empezaron a inundarse de citas, momentos, debates y conversaciones sobre la Corona, Lady Di, Margaret Thatcher y las Malvinas.

The Crown

The Crown es una serie original de la plataforma, estrenada en noviembre de 2016, que retrata la vida de la Corona Británica de la Dinastía Windsor desde que Isabel II asciende al trono. Y durante 4 temporadas muestra –un poco en realidad y otro poco en ficción– las aventuras y desventuras de los integrantes de la familia real durante las siguientes 4 y 5 décadas.

A pesar de que se estrenó hace 4 años (ya les dije que no me engancho con las series), todo el boom de la década de los 80, algo de lo que muestran del conflicto con la Argentina, pero evidentemente lo mucho que muestran de Lady Di, terminó de convencerme para finalmente arrancar con la serie. Y me enganché mucho.

Y me enganché a tal punto que terminé de ver los 40 capitulos (10 por temporada) en aproximadamente 3 semanas. Claro que el único horario posible era después de las 20hs, así que metíamos como 3 episodios por noche. Salvo los fines de semana, que podíamos ver mucho más. Creo que puedo listar dos principales factores del éxito:

La Realeza

Y si. La familia Real ha dado que hablar creo yo que toda la vida. Y más aún últimamente que no dan pie con bola. En la mayoría de los casos prevalece la realidad por sobre la ficción (lo que yo digo, es que en esa familia tenes guión para rato). Además, con la cantidad de personajes y la cantidad de cosas que pasan de manera constante, te mantienen literalmente pegado a la pantalla.

Las actuaciones

Oh por Dios! Que bien actuada que está. Todos los actores tienen momentos donde brillan: si bien Isabel es la estrella indiscutida de la serie, los personajes tienen momentos memorables desde Churchill al Príncipe Felipe, pasando por la Princesa Margarita hasta los secretarios privados de la Reina.

Interesante propuesta de actores

Algo que me pareció super interesante de ver, es que cada 2 temporadas, el reparto cambia de manera completa. Como en la historia hay un salto temporal, los actores envejecen pero en vez de aplicar prótesis y esas cosas, directamente dan lugar a otros actores representando a los mismos personajes.

En un principio, me pareció extraño: me habia "encariñado" con los actores durante las primeras dos temporadas. Y cuando empezó la tercera, me resultó extraño ver los mismos personajes, pero distintos. Algo había cambiado. Pero creo que es un toque muy especial, ya que los actores interpretan a los personajes en otros momentos de sus vidas, por lo que ellos les pueden brindar un aporte distinto y especial. La Reina Isabel no es la misma durante sus 25 años que a sus 45.

Es por eso, que luego de la 4ta temporada, ya esperamos ver a una Reina más experimentada y a otros actores interpretando a Lady Di y al Príncipe Carlos. Así que no se encariñen mucho con ellos, ya que seguramente les dejen sus lugares a otros.

Isabel II

Principe Felipe

Al natural

Otra cosa más con respecto a los actores, es que están muy poco caracterizados. Definitivamente es algo hecho adrede y que no molesta en absoluto: se buscaron actores parecidos a sus contrapartes, y exceptuando peinados o lentes cosméticas, nada de su apariencia física está alterada. La única excepción, creo yo, es Gillian Anderson con Margaret Thatcher.

Si comparamos por ejemplo la película The Darkest Hour protagonizada por Gary Oldman, él está prácticamente irreconocible como actor en el papel de Winston Churchill. Siendo su parecido aún más admirable. Sin embargo John Lithgow (Winston en la serie) solo le pone su impronta y voz, sin ningún agregado cosmético mas que una joroba. Realmente interesante y curioso.

Últimos comentarios

Para finalizar esta no-review, solo les puedo decir que es una serie excelente que no tiene desperdicio. A veces la misma realidad supera a la ficción, y si bien es evidente que muchas cosas están adornadas para fines narrativos y contadas con el "diario del lunes", termina siendo una serie dramática donde no es que existen giros sumamente inesperados, o cosas sobrenaturales o fuera de lo común, sino una historia muy bien narrada, agradablemente actuada, fácil de disfrutar y digna de ser aprovechada.

Nico